top of page

Los huracanes son un hecho de la vida

Lo siguiente es algo que escribí como introducción a mi serie de películas Jurakán. Lo leeré esta noche antes de mostrar las primeras películas de la serie, el cortometraje animado de Bryam Jiménez "Las paredes de mi tierra" y Landfall de Cecilia Aldarrondo.

Los huracanes son un hecho de la vida en el Caribe.


Los indígenas que habitaban Puerto Rico, los taínos, adoraban a la diosa madre Atabey y a sus dos hijos, Huracán y Yuquiyu. Huracán es el dios del viento, el caos y la discordia. Yuquiyu es el dios de la agricultura, la paz y la tranquilidad, quien se creía vivía en la cima de la montaña más alta de la selva tropical de El Yunque. El deber de Yuquiyu era proteger a la gente de Huracán. El recuerdo de estos dioses aún vive en la imaginación popular del Puerto Rico contemporáneo, y aflora en memes como la imagen de Yuquiyu, sentado en su trono en lo alto de El Yunque, listo para defender a la isla de Huracán, que comenzó a circular justo antes del paso del huracán María por la isla en 2017. Desafortunadamente, Yuquiyu no tuvo mucho éxito esa vez.


Cuando los españoles llegaron a la isla, dieron a los huracanes nombres de santos, como diciendo que eran el azote de un Dios vengativo. El primer huracán registrado fue bautizado como San Roque en 1508 por Juan Ponce de León, el hombre que reclamó la isla para España y se convirtió en su primer gobernador. Le siguieron muchos otros: Santa Ana, San Bartolomé, San Calixto - también llamado el Gran Huracán de 1780, que tuvo vientos de hasta 200 millas por hora, y mató a 20.000 personas. Hoy en día, todavía hay gente que hace referencia a San Felipe en 1927, el huracán más destructivo hasta aquel momento, y a San Ciprián en 1932, una de las tormentas más fuertes que ha azotado la isla y la última en llevar el nombre de un santo.


A partir de ahí, las tormentas tienen nombres más prosaicos: Betsy, Arthur, Hortense, Bertha.


Me mudé a Puerto Rico en 1992. Las primeras tormentas que recuerdo, que llamaron la atención, fueron Luis y Marilyn en 1995. En 1996, estaba viviendo en un apartamento con techo de zinc cuando escuchamos que Hortense estaba en camino. No me preocupé, ya que debía pasar al sur de la isla, en algún momento de la noche. Eso fue hasta la mañana siguiente, cuando escuché a mis vecinos golpeando la puerta, preguntando si estaba bien. Abrí la puerta del dormitorio y vi que en la sala no había techo. En 1998, Georges tocó tierra, el primer huracán en hacerlo desde Hugo en 1989, y causó graves daños. Fue entonces cuando vi por primera vez los techos azules que empezaron a aparecer por todas partes, lonas repartidas por FEMA estiradas sobre los techos de las casas cuando habían perdido parte o la totalidad de sus techos. Fueron parte del paisaje durante mucho, mucho tiempo. Nosotros y muchas otras personas perdimos el servicio de agua, electricidad y teléfono, y no los recuperamos durante muchos meses. Tenía teléfono fijo en aquel momento. Fue entonces cuando muchas personas, incluyéndome a mí, obtuvimos teléfonos celulares por primera vez, y Puerto Rico se convirtió rápidamente en uno de los lugares con más teléfonos celulares per cápita. Ha habido muchos más huracanes, unos más temibles que otros, hasta llegar a los que han dejado su huella en los últimos años.


Los huracanes son un hecho de la vida.

9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page